Visitas

Recibe todos los nuevos posts en tu móvil

Suscribirse a Feeds

Tradúcelo a tu idioma

sábado, 18 de julio de 2015

Estrategia para el éxito en tu carrera profesional


* Artículo publicado en el Diari Segre el 12/07/2015

Descargar pdf

Cada persona ha de tener en cuenta que su empleabilidad depende directamente de dos factores: de sí mismo y del entorno en que se encuentra. Suponiendo que nos encontramos en un entorno determinado, consideramos cinco factores clave que definen nuestra empleabilidad. Son: el autoconocimiento, el perfil profesional, las actitudes, el networking y el branding personal. Todos estos factores son dinámicos y han de ser revisados con frecuencia por los cambios que acontecen en los mercados y en nosotros mismos.

El autoconocimiento nos lleva a buscar trabajar en aquellos puestos en que hay el mayor solape posible entre la contestación a estas dos preguntas: “¿Qué quiero hacer?”, que refleja mis intereses y motivaciones y “¿Qué puedo hacer?”, que refleja el análisis del entorno. Si el entorno no es el adecuado, postularnos para trabajar será frustrante y no conseguiremos los resultados apetecidos.

En el perfil profesional, es importante no caer en la tentación de aplicar para puestos en que no damos la talla. Recuerda que no por aplicar a un mayor número de puestos tenemos mayor posibilidad de que nos escojan en alguno de ellos. Por el contrario, cuanto más acotemos lo que buscamos y conozcamos a ese entorno empresarial con mayor detalle, más posibilidades tenemos de resultar los elegidos en una selección. Es preferible aplicar pocas veces pero con un gran conocimiento, personalización y preparación de lo que estamos haciendo, que aplicar un gran número de veces de forma clónica, superficial y con gran desconocimiento de la empresa y/o el sector. También es importante tener en cuenta la “transversalidad” de nuestro conocimiento y experiencia. O sea, conocer los contenidos de los puestos de trabajo a los que aplicamos, para que sean similares o extrapolables a nuestra experiencia. Por ejemplo, un bombero podría aplicar a un puesto de policía, dado que hay un “lenguaje común”: disciplina, preparación física, cadena de mando, horarios de trabajo, cultura, etc.

En cuanto a la actitud, algunos la consideran como el factor más decisivo. Aquí hemos de procurar tener la visión de la empleabilidad como algo atractivo y hasta lúdico y divertido. Demostrar un alto grado de implicación y compromiso, y encarar las situaciones de forma proactiva.

El networking consiste básicamente en construir relaciones con otras personas. Los principales ejes que habremos de trabajar para tener un networking efectivo son: 1) darnos a conocer para conseguir visibilidad, 2) conocer mejor a las personas de nuestro entorno, 3) identificar oportunidades de empleo. Me refiero a empleos “ocultos”, que no son explícitamente ofertados y que son detectados por un networker inteligente. 4) solicitar asesoramiento experto e ideas de otros y 5) compartir conocimiento con los demás.

Por último, en el personal branding, nuestro objetivo es llegar a tener una marca personal, es decir, un conjunto de características que te hacen único y diferente del resto de personas. Hay que recordar que no debemos pretender copiar a nadie ni ser como los demás. El éxito radica en tener un argumentario propio, hacer visibles las fortalezas propias y la diferenciación de los demás. Tampoco olvidemos que el CV ha de ser dinámico. Debemos ir incorporando en él nuestros nuevos logros, conocimientos, experiencias, etc.

Para finalizar, te animo a lanzarte a la piscina. El mundo no para de dar vueltas y no podemos estar demasiado tiempo contemplando. “Si esperas que haya otro case study en tu sector, será ya demasiado tarde” Seth Godin

lunes, 13 de julio de 2015

Contrátame como Speaker

AddThis