Visitas

Recibe todos los nuevos posts en tu móvil

Suscribirse a Feeds

Tradúcelo a tu idioma

sábado, 6 de febrero de 2016

Liderar lo invisible


Te paso el artículo "Liderar lo invisible", que me han publicado en el Diari Segre el 31/01/2016. Si quieres descargarlo en .pdf, clica aquí
 

“Si tú no tratas de descubrir lo que no se ve y comprender su naturaleza, tú estás mal preparado para liderar” (Ed Catmull. Presidente de Pixar)
Los buenos líderes lideran una cosa que no se ve a simple vista: las emociones de su equipo. A veces, nos cuesta entender que lo más importante para conseguir buenos logros en el trabajo en equipo es la relación entre las personas. La “química” que dicen algunos. Y esa “química” no viene diseñada de fábrica. Se puede crear y se puede gestionar correctamente. Por supuesto, también se puede gestionar mal o no gestionar en absoluto, con lo que la “química” se va reduciendo hasta desaparecer.
Pero las emociones no son visibles a los ojos de los demás. Sólo son sentidas, y de una forma tan real como cualquier observación que podamos hacer con cualquier cosa visible. El que no se vean no es razón para no tomarlas tan seriamente como merecen. El aire no lo vemos a simple vista, pero sí que existe… ¡y me permite seguir escribiendo este artículo!
Algunas personas que ya tienen sus años siguen con el método que aprendieron a usar de niños y que no han abandonado todavía: “Mamá, Juanito me ha pegado” ó “Papá, Cristina me ha roto el juguete”. Se quejan de los demás por las cosas malas “objetivas” que los otros les hacen. Ya no a su mamá, claro; ahora lo hacen a su jefe o a sus compañeros de trabajo. Necesitan que alguien les dé la razón porque “el otro” hizo algo malo contra ellos. 
Estas personas se fijan sólo en la parte que se ve: “tú has llegado tarde” ó “tú no has hecho bien esto o aquello”. El mundo de las emociones de los demás (y las de ellos mismos también) es para ellos un mundo inexplorado, lejano y poco atractivo para adentrarse en él e ir conociéndolo poco a poco.
Pues bien. Que quede claro. Estas personas no serán nunca buenos líderes si no cambian drásticamente el rumbo de sus prioridades. Lo que ahora consideran algo banal y sin interés por ser para ellos poco “claro y evidente” pasará a ser la clave para entenderlo todo. Igual que el médico no se queda sólo considerando los datos que le aportan los síntomas de la enfermedad, sino que los trata como el modo de entender las causas. Así, el buen líder utiliza los signos externos del comportamiento de las personas para conocer sus estados anímicos internos, en definitiva, sus emociones.
Una vez detectadas y comprendidas éstas, el líder resonante crea la “química” necesaria para cada persona y para cada situación, en una labor a la vez original y artesanal. El objetivo que busca es este: crear con cada persona una relación profunda de conocimiento personal, de comprensión de las motivaciones del otro, de respeto y de búsqueda de conseguir una relación ganar-ganar del mejor modo posible para ambas partes. 
He empezado el artículo y lo concluyo con sendas  frases de un gran directivo: Ed Catmull, Presidente de Pixar Animation Studios y de Walt Disney Animation Studios. Creo que ambas resumen perfectamente la importancia del tema que he tratado hoy para cualquier directivo, cuando lo dice un gran líder, creativo y visionario que ha llevado a su empresa a ser la nº1 mundial en su sector: “Conseguir la gente adecuada y la química adecuada es más importante que conseguir la idea adecuada” 
Como supongo que te ha gustado, te propongo que contestes al siguiente cuestionario 
con lo que podrás disponer  de 1 hora de sesión por Skype conmigo, valorada en 45 euros, totalmente gratis para que me cuentes tu problema y yo te ayudaré a resolverlo. Oferta válida para los que lo soliciten sólo hasta el 12 de febrero de 2016 a las 24.00 horas. 
¡No te pierdas esta oportunidad!
Para más información sobre mí, visita mi página web

Contrátame como Speaker

AddThis